SINDROME DE LA CINTILLA ILOTIIAL

23/10/11

Existe una patología muy frecuente en el mundo del deporte, que afecta sobre todo a corredores de fondo, medio fondo e incluso a ciclistas, denominada de distintas formas. Entre ellas la más común es la descrita como rodilla del corredor, aunque también la podemos encontrar como rodilla del trotador, runner’s knee, síndrome de la cintilla iliotibial, síndrome de fricción de la cintilla iliotibial, síndrome de Maissiat o síndrome del limpiaparabrisas.

Consiste en una inflamación de la cintilla iliotibial a la altura del cóndilo femoral externo (parte lateral de la rodilla) por un roce excesivo entre ambos. Este roce es mayor entre los 20º-30º de flexión de rodilla, ángulos que se dan normalmente en la carrera continua.

Su sintomatología es muy clara, el dolor comienza entre los 15-30 minutos después del comienzo de la carrera. Comienza siendo puntual, estando localizado en la zona lateral de la rodilla, pero con el tiempo puede irradiarse a la zona lateral del muslo.

 

            Tiene diversas causas de aparición entre las que se encuentran:

·         El tipo de terreno sobre el que se corre, sobre todo terrenos irregulares con subidas y bajadas. También en terrenos con cierta inclinación, lo que provoque que una cadera ascienda respecto la otra (por ejemplo la orilla de la playa).

·         La falta de elongación del tensor de la fascia lata, es decir, la falta de estiramiento del tensor de la fascia lata. No es un estiramiento muy común, y es poco frecuente ver a los corredores hacerlo postesfuerzo.

·         Una pisada con excesivo apoyo de la parte lateral del calcáneo por tener rodillas con genu varo. Es importante ver si se desgasta más la zona externa de la zapatilla y si es así acudir a un podólogo para que tome las medidas de corrección pertinentes.

·         Una inadecuada posición en las calas de la bicicleta en ciclistas, triatletas o duatletas. En ocasiones, por cambio en la zapatilla de entrenar, o cambio de pedal, la posición de la cala se modifica y provocamos un cambio en la biomecánica del movimiento de pedaleo.

 

El tratamiento fisioterapéutico consiste en:

 

·         Crioterapia.

·         AINES.

·         Estiramientos de la musculatura lateral del muslo y compensación con sus antagonistas.

·         Terapia manual sobre la zona lesionada(MTP, Spray + stretching)

·         Ultrasonidos, láser, electroterapia analgésica.

·         Vendaje neuromuscular.

·         Electrolisis percutánea intratisular(EPI).

 

Es importante acudir al traumatólogo o al fisioterapeuta en el momento en el que se empiecen a notar los síntomas anteriormente descritos, así como buscar la causa que la provoca para intentar eliminarla lo antes posible.